La edad de tu piel

Conoce los factores que deterioran tu piel de acuerdo con tu edad y comienza a mejorar su condición con una rutina simple y efectiva.

+25
+30
+40
+50
Volver

Prevención, hidratación y constancia

Tu piel se ve comúnmente afectada por diferentes factores genéticos y ambientales. La falta de hidratación es una de las principales causas del deterioro cutáneo.

Cuanto más temprano comiences un cuidado constante de la epidermis y su hidratación, mejores resultados podrás obtener a largo plazo.

A partir de los 25 años la aparición de las primeras líneas de expresión alrededor de los ojos es habitual, ya que se trata de una de las zonas más expresivas del cuerpo. Sumado a esto, se hace presente, la necesidad de hidratar la piel de la cara y protegerla de los nocivos rayos solares todos los días.

Asimismo, es necesario incluir rutinas de prevención e hidratación constante. De esta forma, la piel de cara y cuerpo se mantendrá humectada y con una textura firme y uniforme.

+25

Protección, frescura y belleza

En esta etapa de la vida donde se combinan las responsabilidades laborales y familiares, el estrés atenta diariamente contra una piel joven.

La aparición de líneas de expresión, zonas pigmentadas y la pérdida de elasticidad de la epidermis de cara y cuerpo son algunas de sus consecuencias directas en esta edad. La llegada de la maternidad también genera estrías en diferentes zonas como abdomen, muslos y busto.

La exposición al sol, la contaminación y la falta de luminosidad atacan tu piel provocando manchas y marcas de cansancio. Por eso es necesario proteger y renovar tu epidermis para así poner freno a estos signos del envejecimiento y restaurar su textura y definición natural para lucir una piel más fresca.

+30

Tonicidad, colageno y vitalidad

A esta edad tu piel comienza a develar los resultados de los tratamientos previos o si se encuentra descuidada y sin preparación.

Asimismo, la producción de colágeno gradualmente se vuelve más lenta, lo que provoca la pérdida de firmeza en el rostro y cuerpo. Otros factores como el tabaquismo son extremadamente dañinos para la epidermis.

Pero revitalizar la piel es posible. Regenerar la epidermis del rostro, cuello y escote es ideal para eliminar manchas y signos del envejecimiento mientras que al atacar la flacidez se le devuelve a la piel su tonicidad y juventud natural.

También, proteger la piel del sol todos los días evitará manchas y envejecimiento cutáneo prematuro. Con los cuidados necesarios, una piel más firme y vital es posible a cualquier edad.

+40

Regeneración, firmeza y lozanía

Es usual que durante la menopausia la producción hormonal disminuya, especialmente, la de estrógenos y esto se refleje en la piel de tu rostro y cuerpo.

La deshidratación y la pérdida de tonicidad de la piel más las manchas causadas por el sol son algunas de las principales consecuencias de los cambios propios de esta etapa.

Sin embargo, una piel cuidada puede resistir el paso de los años y verse más joven. Con la regeneración de fibras de colágeno la epidermis recobra gran parte de su firmeza y lozanía original.

Asimismo, proteger la piel alrededor de los ojos disminuye notablemente la aparición de bolsas y ojeras. La piel del cuerpo también puede renovarse y así recuperar su elasticidad y densidad originaria.

¡Resalta tu belleza y recobra una piel increíble!

+50