Quemaduras

Las quemaduras son lesiones que sufre la piel al exponerse a ciertos elementos y factores como son: fuentes de calor, sustancias químicas, electricidad, rayos solares, radiación y fricción.

Pueden ser leves hasta aquellas más graves que pueden requerir de intervención quirúrgica, tratamientos más complejos y mayor tiempo de curación.

Dependiendo del grado de daño y tamaño de las quemaduras pueden causar desde ardor, hinchazón, ampollas, cicatrices, hasta casos extremos donde llegan a provocar en la persona que las sufre la pérdida del conocimiento e inclusive la muerte.

Las infecciones son otro problema que pueden generar las quemaduras, ya que la piel al estar dañada, se encuentra expuesta a virus, bacterias y hongos.

Las principales causas de este tipo de lesiones cutáneas son por contacto con:

  •        Fuentes de calor (líquidos o vapor calientes, fuego, etc.).
  •        Sustancias químicas (ácidos, peróxido, entre otros).
  •        Electricidad (electrocución).
  •        Rayos solares (exposición solar).
  •        Radiación (manejo de sustancias radiactivas, radioterapia).
  •        Fricción.

Para determinar el diagnóstico de una quemadura se requiere de la revisión de un médico, quien con base en la exploración de la lesión y la historia clínica del paciente establecerá el grado de daño y el tratamiento que deberá ser administrado.

Este tipo de lesiones cutáneas se clasifican en:

  • Quemaduras de primer grado. Son las más leves y de mejor pronóstico, ya que solo afectan la capa externa de la piel (epidermis). En estas heridas, la piel puede estar roja, seca o hinchada, sin presentar ampollas o algún otro tipo de complicación.

  • Quemaduras de segundo grado. Afectan las dos capas superiores de la piel (epidermis y dermis) y generan síntomas como enrojecimiento, tumefacción y algunas ampollas. Suelen ser dolorosas con malestares muy intensos. Presentan riesgo de infección y es posible que dejen cicatrices.
  • Quemaduras de tercer grado. Dañan las tres capas de la piel (epidermis, dermis e hipodermis); incluso tejido, músculo, nervios, huesos o grasa. En estos casos, la piel puede tener color rojo, blanco, parecido a cera o negro carbonizado. Requieren de atención médica y tratamiento especializado hasta injertos cutáneos. Suelen dejar cicatrices permanentes.
  • Quemaduras de cuatro grado. Lesionan la piel hasta la hipodermis, así como también tejido celular subcutáneo, músculo y hueso. Presenta carbonización y necrosis. Es el más grave tipo de quemadura.

Luego de que una quemadura ha sanado suele dejar cicatrices, es decir, marcas que dependiendo del grado de daño se distinguen por su color, grosor y profundidad.

Dependiendo de la índole de la lesión se genera una cicatriz, ya sea leve, casi imperceptible o más notoria, que por su tamaño y aspecto llega a afectar severamente la estética o funcionalidad cutánea.

También existen casos en que estas marcas en la piel llegan a tener un impacto tal en la vida de la persona que puede afectar su autoestima.

Para ayudar a mejorar el aspecto de estas marcas puedes aplicar Cicatricure® Gel, cuya fórmula a base de extractos naturales estimula el proceso de cicatrización y regeneración de la piel.

Aplícalo cuatro veces al día durante ocho semanas y para cicatrices más antiguas tres veces al día por un periodo de tres a seis meses.

 

Síntomas y causas

Te recomendamos...

Gel cara y cuerpo

Ayuda a activar el proceso de cicatrización.

Conoce más
0.0(0)

Crema Anti-estrías

Contrarrestan los signos del envejecimiento prematuro.

Conoce más
0.0(0)

Gel Reparador

Disminuye visiblemente marcas de acné y cicatrices

Conoce más
0.0(0)

Reafirmante.

Piel más firme, lisa, uniforme y humectada.

Conoce más
0.0(0)

Cicatricure México en Facebook

Contacta a Cicatricure®