Piel seca

La piel seca es un problema cutáneo muy común, que suele estar relacionado con un déficit de agua (deshidratación) o con la escasa producción de sebo en la epidermis, que afecta la adecuada retención de humedad en el tejido cutáneo.


Este tipo de piel al carecer de la dosis de grasa que actúa como capa protectora frente a las agresiones del medio exterior y que reserva la humedad, se torna más delicada, sin brillo, propensa a la descamación y arrugas, áspera y con tirantez.


Por lo general, se trata de una condición que no pone en riesgo a la salud, sin embargo, suele causar incomodidad, ya que puede ir acompañada de comezón así como alterar la estética cutánea.

La piel seca se siente áspera y escamosa, en ocasiones puede presentar dolor y comezón, así como lucir enrojecida, agrietada, opaca u oscurecida. Las causas comunes de este problema cutáneo son:

  • Predisposición genética (puede ser hereditaria).
  • Deshidratación.
  • Exposición a ambientes fríos, con mucho viento o cálidos, con poca humedad.
  • Baños muy frecuentes, prolongados y con agua caliente.
  • Uso de jabones y/o productos higiénicos muy abrasivos.
  • Exposición al sol. Los rayos ultravioleta (UV) deshidratan la piel.
  • Edad. Con el tiempo las glándulas sebáceas ya no producen la misma cantidad de grasa.
  • Tabaquismo. Afecta la circulación sanguínea, obstaculizando la adecuada oxigenación de la piel.
  • Mala nutrición.
  • Estrés y no dormir bien. 

También algunas actividades laborales ponen en riesgo de sufrir piel seca, sobre todo aquellas en que se requiere pasar mucho tiempo a la intemperie en climas fríos o cálidos y bajo el sol, así como si se manipula o se está expuesto a detergentes o productos químicos.

Generalmente, la piel seca no se considera un problema grave para la salud, sin embargo, llega a ser necesario el diagnóstico del dermatólogo si se presentan complicaciones, para que indique el tratamiento adecuado, pues la resequedad al producir descamación y grietas aumenta el riesgo de alguna infección.


Asimismo, la consulta con el especialista ayudará a determinar otras afecciones cutáneas como la xerosis, la psoriasis o la dermatitis atópica que como característica en común tienen la sequedad en la piel, picor y descamación.

Una forma de ayudar a disminuir la incomodidad y mejorar la apariencia de la piel seca es el uso de productos con activos humectantes y que favorezcan la renovación de la capa de sebo natural de la epidermis de cara y cuerpo, como:

Recuerda mantener una dieta saludable y beber abundantes líquidos, sobre todo, agua natural, para nutrir e hidratar a tu piel desde dentro. Evitar el estrés, no fumar y dormir bien, también contribuyen a prevenir la pérdida de humedad en la epidermis.

Síntomas y causas

Te recomendamos...

Aceite Biorestaurado

Restaura la elasticidad y humectación natural de la piel.

Conoce más
0.0(0)

Ultra humectante.

Piel más firme, lisa, uniforme y humectada.

Conoce más
0.0(0)

Pantalla Solar FPS

Protege la piel del deterioro causado por la exposicón solar

Conoce más
0.0(0)

Crema Rosita 12 en 1

Mejora la humectación y elasticidad.

Conoce más
0.0(0)

Cicatricure México en Facebook